jueves, 28 de noviembre de 2013

Hoy

Un día como hoy llegaste a mí
como una suave brisa,
hablándome sin prisa;
dijiste guapa y yo sonreí.

De ilusiones y de sueños
sembraste mi jardín,
las horas mueren sin fin,
Y mis días se hacen pequeños.

Me he descubierto en tus ojos,
menos veces de las que quisiera;
saber que eres real y no una quimera,
me hace presa de tus antojos.

Si fuese por mi las cosas cambiarían,
si fuese por tí quien sabe cuanto;
Como aprendí a quererte tanto?
 Como fuí tuya antes de ser mía?

Me quedé a esperarte en la orilla
dormida en un mar incoherente,
y me despertó, así de repente;
un azote del viento en mi barbilla.  

Mi paz obtuve en tu abrazo, 
tanto que me costó creer;
que entre ilusiones una gran mujer,
como una niña se rindió en tus brazos.